La primer imagen que inspiró mi fascinación con el cabello fue la larga y voluptuosa cabellera roja natural de mi madre.

Recuerdo la imagen duplicada en el espejo cuando se peinaba. Yo tenía apenas dos o tres años y me deslumbraba esa masa brillante y anaranjada que parecía un animal de fuego enroscado sobre sus hombros.

En esa época me gustaba observar mis manos, me pasaba largo rato estudiándolas, como intentando descubrir algo y dibujando sirenas, novias  y caballos, pintaba con los dedos y hacía collages con libros del antiguo Egipto y recetas de cocina.

Mis primeras impresiones visuales estan vinculadas con la luz y la naturaleza  y se remontan a mis primeros años de vida, cuando pasaba horas en el pequeño jardín de mi madre, escondida entre las flores observando los colores translúcidos de sus pétalos bajo el sol, los destellos de la trama aterciopelada de las nervaduras de las hojas y el brillo tornasolado de las alas de los insectos.

En mi adolescencia me gustaba mucho el cine y después me enamoré del teatro. Estudié muchos años y aunque lo que me gustaba era la escenografía y el vestuario, terminé haciendo teatro independiente hasta el 2005.

En 1995 terminé mis estudios de Fotografía y comencé a dibujar de nuevo, pero esta vez con luz.

Pero la sensación constante de la necesidad de utilizar mis manos perduraba.

Durante mi adolescencia me cortaba el cabello yo misma para encontrar algo diferente a los estereotipos de moda y tratamientos de peluquería. Yo buscaba algo propio, artístico y sobre todo natural.

Con el tiempo comencé a esculpir diseños originales en el cabello de mis amigos y rápidamente la demanda fue tal que acepté la propuesta de crear un espacio para hacerlo. Con la clara necesidad de que este espacio fuera diferente nació este pequeño y particular estudio-atelier-laboratorio nómade llamado “Salón Rubí”

Mi trabajo artístico con el cabello me permitió integrar todas mis capacidades y ser autodidacta.

Yo dibujo, pinto, tejo y esculpo con el cabello, pero este órgano es parte de una persona con toda la complejidad que esto implica: Desarrollar una sensibilidad y cuidado en el proceso de diseñar interpretando el pulso real de su identidad.

Paula Yalú

Creativa multidisciplinaria, nacida en Córdoba, Argentina.
Creadora de la técnica de diseño natural en el cabello que ofrece Salón Rubí.

Fotógrafa y actriz, que experimenta con el dibujo, collage y pintura en sus “Obras Cachorritas” que decoran el pequeño Salón a modo de exhibición.